Skip to content
Pete speaks with women at an event

Edificando el Poder

Una Agenda para las Mujeres en el siglo XXI

Las mujeres siempre han estado a la vanguardia del progreso estadounidense—especialmente cuando ese progreso requiere de lucha. Particularmente en los últimos tres años, hemos visto a mujeres surgir como lideres en movimientos poderosos por la justicia, organizando la Marcha de las Mujeres (Women’s March), insistiendo que Black Lives Matter, y galvanizando el movimiento #MeToo. Las elecciones de 2018 marcaron avances históricos para las mujeres en el Congreso, impulsadas por el activismo y el compromiso de las mujeres votantes—en particular las mujeres provenientes de minorías.

Las mujeres constituyen el 51 por ciento de la población de los Estados Unidos, y casi la mitad de la fuerza laboral. La participación en el mercado laboral en los últimos 40 años ha provocado un crecimiento económico de proporciones históricas. Pero para las mujeres este progreso ha llegado a pesar del sexismo sistemático y persistente, el cual las ha excluido del poder económico, político, y social.

La libertad de las mujeres no puede depender de Washington; solo puede realizarse sistemática edificando del poder para las mujeres en nuestra economía, nuestro sistema político y en cada parte de nuestra sociedad.

Al ritmo actual, no podremos cerrar la desigualdad salarial de género para todas las mujeres—especialmente para las mujeres provenientes de minorías, para cuales la desigualdad afecta aun más—por más de 200 años. Las mujeres de hoy son más propensas a morir durante el embarazo que sus madres, y las mujeres Afro-Americanas y Nativo-Americanas mueren de embarazo a tasas tres veces más altas que mujeres blancas. Un número abrumador de mujeres continúa enfrentando acoso ilegal y discriminación en sus trabajos y en sus vidas personales, y el derecho de las mujeres a controlar sus propios cuerpos ha sido atacado en todo el país.

La libertad de las mujeres no puede depender de Washington; solo puede realizarse sistemática edificando del poder para las mujeres en nuestra economía, nuestro sistema político y en cada parte de nuestra sociedad. Como presidente, Pete va a:

Cerrar la Desigualdad de Salarios y Riqueza

Desde socorrista hasta directoras ejecutivas, las mujeres son casi la mitad de la fuerza laboral estadounidense. Pero en todos los ámbitos, a las mujeres no se les paga igual por el trabajo que hacen. En promedio, a las mujeres blancas se les paga 82 centavos por cada dólar pagado a un hombre blanco, a las mujeres Afro-Americanas se les paga 62 centavos y a las Latinas 54 centavos. Y la desigualdad en salarios solo incrementa entre mas avanzan las mujeres en sus carreras.

La injusticia va más allá del pago: por cada dólar de riqueza que poseen los hombres en los Estados Unidos, por promedio una mujer blanca solo tiene 32 centavos. Las mujeres inician negocios al mismo ritmo que los hombres, pero ellas obtienen menos del tres por ciento de los fondos de capital de riesgo—a pesar de que las empresas dirigidas por mujeres generan mejores rendimientos.

La desigualdad de salarios se amplia aun más a causa de la discriminación ilegal y el acoso laboral, que privan a las mujeres de ingresos y oportunidades para avanzar en el trabajo. Más del 40 por ciento de las mujeres han sufrido discriminación en el trabajo, y el 35 por ciento dice que el acoso sexual es un problema en su lugar de empleo.

Young girl looking at Pete

Para invertir en oportunidades equitativas, Pete cubrirá los siguientes puntos:

Desigualdad de Pago

Exigir transparencia salarial de género y responsabilizar a los empleadores por la discriminación.

Pete garantizará la igualdad de pago por el mismo trabajo y responsabilizará a los empleadores por la discriminación salarial.

Pete hará que la todas las empresas grandes publiquen su desigualdad salarial—para mujeres y minorías. Esta transparencia pone el poder en manos de las mujeres para tomar poder sobre decisiones de dónde trabajar y de cómo negociar sus salarios. También pondrá presión pública y responsabilidad legal sobre las empresas para contratar, promover, retener, y pagar a las mujeres por igual.

Poner fin al tener que decidir entre carrera o familia asegurando que todos los estadounidenses tengan acceso a tiempo familiar pagado y a cuidado infantil asequible y de alta calidad.

Desproporcionalmente, las mujeres tienen la responsabilidad de cuidar a la familia. Pete aprobará la Ley de FAMILIA (Family Act) para crear un fondo nacional para tiempo familiar y medico pagado, y agregará apoyos adicionales para asegurarse que los beneficios para los trabajadores de bajos ingresos sean lo suficientemente altos para que los trabajadores que necesitan este tiempo puedan tomarlo y seguir pagando sus responsabilidades diarias. El plan integral de cuidado infantil de Pete permitirá a todas las familias a elegir opciones de cuidado asequibles y de alta calidad que funcionen para ellos.

Reducir la carga a aquellos que cuidan a sus familiares sin paga y proteger su seguridad financiera

Dos tercios de los más de 40 millones de cuidadores familiares no pagados en los Estados Unidos son mujeres. El plan de Pete proporcionará un apoyo nuevo para el cuidado a largo plazo, el cual incluye la eliminación de barreras a los servicios en el hogar y en la comunidad para aquellas personas que necesitan servicios y apoyos a largo plazo. Y bajo el plan de Pete, el Seguro Social finalmente reconocerá el cuidado de familiares como un trabajo al proporcionar un crédito a los cuidadores familiares no pagados para los beneficios del Seguro Social.

Oportunidad Económica

Desarrollar negocios exitosos dirigidos por mujeres

La administración de Buttigieg aumentará el acceso a capital y mentoría para mujeres empresarias a más de $50 mil millones; reducirá la discriminación de género en los préstamos comerciales y de consumo; y aumentara las oportunidades para que empresas pequeñas dirigidas por mujeres reciban contratos federales - posicionando a más mujeres en un lugar para crear riqueza y aumentar el crecimiento laboral y económico que nos beneficia a todos.

Crear andamios de oportunidad en campos de alta prioridad y de alto pago

Pete se asegurará que las mujeres puedan competir en campos de alta paga como la informática y la construcción a través de inversiones en programas de educación y desarrollo en la fuerza laboral. El trayecto a una carrera en STEM(Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y a carreras técnicas comienza desde la infancia, por lo que invertirá en capacitación relevante para niñas, particularmente niñas provenientes de minorías…

Asegurar que sistemas públicos como la red de seguridad social y el sistema legal penal traten a las mujeres justamente

Pete hará que los servicios sociales sean más fáciles de navegar y estén mejor integrados a través de los programas, asegurando que los beneficios como WIC (asistencia nutritiva para mujeres, infantes, y niños) y SNAP (estampillas de comida) lleguen a quienes más los necesitan. También se asegurará que las mujeres—las cuales están encarceladas al doble que los de hombres—no enfrenten barreras debido al sistema legal penal en su autonomía financiera tomando acciones como el eliminar la fianza con fines de lucro y poniendo fin a la privatización de llamadas telefónicas.

Discriminación Laboral

Invertir $10 mil millones para terminar el acoso sexual laboral y la discriminación contra las mujeres

La administración de Buttigieg aumentará la responsabilidad e impedirá la discriminación en el lugar de trabajo al prohibir el arbitraje forzado y las cláusulas de no divulgación; tratar la violencia laboral como un problema de seguridad; y garantizar que los trabajadores de pequeñas empresas estén protegidos federalmente contra el acoso sexual. Pete prestará atención especial a las necesidades de las mujeres más vulnerables al respaldar la Declaración Nacional de Derechos de Trabajadores Domésticos (National Domestic Workers’ Bill of Rights) y aprobando la Ley de Equidad de las Trabajadoras Embarazadas (Pregnant Workers Fairness Act).

Hacer responsables a los empleadores al duplicar los fondos para la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC-Equal Employment Opportunity Commission).

Es hora de tomar en serio la aplicación de la ley. El duplicar los fondos para la EEOC permitirá a la Comisión investigar a fondo reclamos – directamente atacando el atraso de años de estas investigaciones - enfrentando de manera proactiva los posibles patrones de discriminación revelados por los datos de la fuerza laboral del empleador y prácticas de gestión de datos modernizados. Pete también restablecerá la autorización para que la EEOC pueda recopilar y analizar datos de pago y designará al presidente de la EEOC como miembro del Consejo de la Casa Blanca sobre Mujeres y Niñas (White House Council on Women and Girls). La administración se asegurará que mujeres a través de todo el país tengan recursos cercanos con el apoyo de las oficinas locales de la EEOC y las organizaciones locales de derechos para trabajadores.

Promover ambientes laborales saludables y libres de acoso para trabajadores de bajos salarios.

Las mujeres que trabajan en puestos de bajos salarios, tales como en el servicio de comida, hospitalidad y trabajo doméstico, corren un mayor riesgo de sufrir acoso sexual en el trabajo. Para muchas mujeres, el continuar trabajando en estos puestos, renunciar por completo o buscar soluciones legales puede ser demasiado arriesgado, costoso o inaccesible. Es por eso que Pete cree que toda la cultura que permite que persista el acoso sexual debe cambiar. Su administración hará tres cosas:

Primero, mejorar la transparencia en torno al acoso sexual al exigir a empresas públicas que divulguen a través de la SEC (U.S. Securities and Exchange Commission) el número agregado de incidentes denunciados e investigados anualmente de acoso sexual en el lugar de empleo, y crear una herramienta digital para informar y capacitar a quienes toman decisiones sobre sus propios lugares de trabajo.

Segundo, reunirá a los líderes de la industria, la mano de obra, y otras personas claves para crear modelos de mejores prácticas para evaluaciones de ambiente laboral, pólizas de empleadores y capacitaciones adaptadas a específicas industrias de alto riesgo.

Tercero, exigir a las compañías en industrias con el mayor riesgo de acoso, basado en a los datos de la EEOC y los factores de riesgo de la EEOC, que realicen evaluaciones ambientales e implementen o actualicen planes de prevención de acoso cada tres años.

Empoderar a trabajadores para que presenten quejas formales sobre acoso sexual y discriminación, y evitar que las empresas oculten estos problemas

El 90 por ciento de las personas que sufren acoso en su lugar de empleo nunca presentan una queja formal, lo que significa que los perpetradores y las empresas que permiten el acoso no pueden rendir cuentas. Pete trabajará para aprobar la Ley EMPODERAMIENTO (EMPOWER Act), que impide que empresas oculten el acoso sexual y la discriminación al prohibir las cláusulas de no divulgación y no menosprecio que encubren la discriminación y el acoso en el lugar de empleo. Creará una línea de divulgación confidencial de quejas para la EEOC, le encomendará a la EEOC que desarrolle mejores prácticas y programas de capacitación para empleadores, y exigirá a compañías que revelen acuerdos de pago reiterados y vinculados a un solo empleado en los documentos presentados ante la SEC.


Avanzaré en Saludad y El Derecho de Escoger

La atención médica es un derecho humano. A través del país, más de 10 millones de mujeres aún no tienen seguro medico - particularmente para mujeres de bajos ingresos y aquellas provenientes de minorías.

Y las mujeres también están atadas a pólizas de atención médica que restringen su libertad, amenazan su seguridad, y ponen en peligro su bienestar de vida a largo plazo. Muchas pólizas federales y estatales dan prioridad a la salud de las mujeres solo en el contexto del embarazo. Algunas pólizas se enfocan en la educación basada en abstinencia, la cual deja a los jóvenes sin preparación para poder hacer planificación familiar informada, prevenir enfermedades de transmisión sexual, tener relaciones saludables y mucho más. Otras pólizas atacan el acceso de una mujer al aborto y a la atención reproductiva integral o limitan las opciones de planificación familiar según el Título X. Y aun otras imponen requisitos laborales para obtener cobertura de Medicaid. Todos esta pólizas están estrechamente asociadas con malos resultados para la salud de las mujeres.

Pete shaking hands

Para avanzar en la salud y la opción de las mujeres, Pete va a:

Garantizar que todas las mujeres tengan cobertura médica asequible a través de el plan Medicare para Todos los Que lo Deseen (Medicare for All Who Want It).

A través del plan de Pete de Medicare para Todos los Que lo Deseen, cualquier persona podrá optar por un plan público asequible e integral. Este plan público cubrirá la atención reproductiva preventiva e integral para las mujeres, incluyendo el aborto. Este enfoque le da al pueblo estadounidense una opción y les da confianza al establecer un mejor ritmo en el cual nuestro país avanza en una mejor dirección en materia de atención médica.

Proteger el derecho constitucional al aborto seguro y legal y la atención relacionada a esto.

La administración Buttigieg garantizará que las mujeres tengan acceso permanente a abortos seguros, asequibles, y legales mediante la codificación del derecho a la ley para proteger a las mujeres de la interferencia a estos servicios al nivel estatal, aboliendo la Enmienda Hyde (Hyde Amendment), prohibiendo la interferencia al aborto en la cobertura de seguro público y privado, y aumentando el número de médicos capaces de proporcionar abortos. Pete se compromete a nombrar jueces que compartan su visión de libertad y opcion para todos los estadounidenses, el cual incluye derechos reproductivos.

Garantizar el acceso a la planificación familiar, la educación reproductiva, y los servicios preventivos.

El plan de Pete de Medicare para Todos los Que lo Deseen garantizará la cobertura de anticonceptivos y cubrirá todos los métodos de planificación familiar sin costo compartido. Pete también se asegurará de que los fondos del Título X solo se destinen a beneficiarios que brinden servicios de planificación familiar integrales y basados en evidencia y la gama completa de estos métodos.

Poner fin a la crisis de mortalidad materna y mejorara la salud materna e infantil, centrándose en eliminar las disparidades raciales.

La administración de Buttigieg asegurará la cobertura para mejorar la salud antes del embarazo y posparto; aumentara el acceso a los servicios de salud materna en zonas rurales, en las Naciones Indígenas y en otras áreas marginadas; revertirá el cierre de unidades obstétricas; y protegerá la salud de las mujeres embarazadas mientras estén encarceladas. Se brindará apoyo a una variedad de leyes, incluyendo pólizas que brindan capacitación para prevenir sesgo implícito, amplían la fuerza laboral de salud materna, amplían la investigación sobre las disparidades en los resultados durante el embarazo, y amplían la cobertura de Medicaid para mujeres embarazadas hasta un año después del parto.

Eliminar las barreras para atender a las mujeres transgénero y garantizar que las personas LGBTQ+ reciban una atención respetuosa.

Pete pasara pólizas que no solo requieren cobertura para el cuidado afirmativo de género, sino que también aborden la escasez de atención y apoyen iniciativas que garanticen que los médicos entiendan la orientación sexual y la identidad de género, usando un lenguaje inclusivo, apreciando las necesidades de salud únicas de la comunidad LGBTQ + y proporcionando cuidado informado por trauma, especialmente para personas LGBTQ + provenientes de minorías.

Reducir las disparidades en los resultados de salud de las mujeres.

Las disparidades significativas en los resultados de salud de las mujeres y el acceso a estos servicios de salud son causados por racismo sistémico y la marginación de las mujeres provenientes de minorías, las mujeres que viven en áreas rurales y las mujeres transgénero. Pete abordará estas disparidades mediante el establecimiento de Zonas de Equidad de Salud (Health Equity Zones), diversificando la fuerza laboral de salud, ampliando los fondos para la investigación de condiciones que afectan a las mujeres y las comunidades de minorías de manera diferente, ampliando las estrategias para reclutar mujeres y minorías en la investigación clínica, y apoyando a los estados a revocar los impuestos para los productos de higiene de la menstruación.

Restaurar nuestro liderazgo global para promover la salud, el bienestar y los derechos de las mujeres y las niñas.

La administración de Buttigieg no solo restaurará e incrementará las inversiones en salud global, sino que también pondrá fin a todas las pólizas que restringen el acceso a los servicios de planificación familiar y aborto en el extranjero.


Asegurará el Poder y la Influencia

Cuando las mujeres toman parte igualmente en la toma de decisiones, el resultado son mejores decisiones. Las mujeres equivalen a un 51 por ciento de la población estadounidense, pero quedan excluidas de los puestos de liderazgo en el gobierno y en otras industrias, lo que significa que las decisiones sobre su atención médica, oportunidades económicas, y comunidades son tomadas por legislaturas estatales y el Congreso de los Estados Unidos dominados por promedio de tres hombres por cada mujer. Las mujeres provenientes de minorías están especialmente sub-representadas, con menos de una de cada diez puestos en el Congreso.

Pete entiende que la política solo funciona cuando está informada por experiencias diversas, y esta comprometido a hacer un equipo formado de los líderes más talentosos y presionar al sector privado para que haga lo mismo.

Pete with a band of supporters

Para asegurar el poder y la influencia de las mujeres, Pete:

Nominara por lo menos un 50 por ciento a mujeres para su gabinete y a los nombramientos judiciales y dará prioridad a la diversidad en todos los nombramientos en las agencias, comisiones y mesas directivas federales.

Pete nominará un gabinete formado por individuos con diversidad de género y raza para garantizar una representación significativa en las agencias federales y en todo el gobierno en general. Desafiará a los gobernadores, alcaldes y ejecutivos del condado a hacer lo mismo.

Restablecer el Consejo de la Casa Blanca sobre Mujeres y Niñas (White House Council on Women and Girls) para garantizar que la equidad de género esté a la vanguardia de las prioridades políticas en el país y en el extranjero.

El Consejo sobre Mujeres y Niñas de Pete trabajará en estrecha colaboración con el personal superior en la Política Nacional de la Casa Blanca, el Consejo Económico Nacional (National Economic Council) y los Consejos de Seguridad Nacional (National Security Councils) para garantizar que cada póliza se analice con una lente interseccional. Pete le encargará de su liderazgo que trabaje con agencias y la Casa Blanca para coordinar, monitorear, y reportar el progreso de los esfuerzos federales para cerrar la diferencia de salarios, la diferencia de riquezas y la diferencia de liderazgo entre hombres y mujeres sin importar antecedentes raciales y étnicos.

Invertir en oportunidades para mujeres en la política.

Pete luchará por las oportunidades de las mujeres en la política al demandar reforma financiera de campañas, implementar un programa donde se igualan las donaciones pequeñas dólar por dólar para las elecciones federales, y extender oportunidades pagadas de servicios y de nivel de entrada en el gobierno federal para desarrollar la próxima generación de talentos.

Garantizar la igualdad legal de las mujeres aprobando la Enmienda de Igualdad de Derechos (ERA-Equal Rights Amendment).

La ERA establece que los derechos otorgados en la Constitución se aplican por igual a mujeres y hombres, creando un estándar legal sólido para examinar la discriminación sexual. Introducido ya hace 96 años, es hora de eliminar el plazo de ratificación y trabajar con los estados para finalmente ratificarlo.

Honrar la historia de las mujeres e inspirar a la próxima generación de líderes femeninos apoyando un Museo de Historia de las Mujeres en el National Mall y al poner a Harriet Tubman en el billete de veinte dólares.


Construir Comunidades Seguras e Inclusivas

Todos merecemos vivir seguros. Pero una de cada cuatro mujeres en los Estados Unidos experimenta violencia doméstica en el transcurso de su vida, y una mujer es asesinada con una pistola por un pareja íntima masculina cada 16 horas. La violencia sexual y el acoso son la orden del día en los campus universitarios, y las nuevas formas de acoso por internet como el publicar porno para avergonzar se mueven más rápido que los remedios legales existentes. No solo corren mas riesgo las mujeres provenientes de minorías, las mujeres transgénero, y las mujeres pobres de ser víctimas de violencia, sino que también tienen menos probabilidades de recibir apoyo de la policía.

Necesitamos un enfoque del siglo XXI para acabar con la violencia basada en el género, que reconozca cómo se relacionan la tecnología y la cultura. El gobierno federal debe hacer más para responsabilizar a las instituciones a proteger a las mujeres en riesgo de discriminación y violencia y para construir comunidades seguras de manera proactiva.

Para apoyar el derecho de las mujeres a vivir libres de violencia, libres de acoso y libres de discriminación, Pete va a:

Reautorizar la Ley de Violencia Contra la Mujer (VAWA-Violence Against Women Act).

Esto proporcionará recursos federales para abordar y prevenir la violencia doméstica, la agresión sexual, la violencia en el noviazgo y el acoso, y para apoyar a los sobrevivientes de estos crímenes. Pete también se asegurará que las futuras reautorizaciones de VAWA no puedan ser demoradas por razones políticas mediante la implementación de la reautorización automática.

Combatir el incremento en acoso por internet de mujeres y niñas.

Pete apoyará la Ley SHIELD para criminalizar la pornografía de venganza a nivel federal, aumentar los fondos para la capacitación de las fuerzas policiales, y para trabajar con la industria para erradicar el acoso en línea en sus plataformas.

Trabajar con los estados para desarrollar capacitaciones para todos los estudiantes en consentimiento e intervención de espectadores para cambiar la cultura del acoso sexual y la discriminación.

El consentimiento universitario y la capacitación de intervención de espectadores han reducido los casos de asalto sexual y acoso, pero el cambio cultural a largo plazo requiere que comience y se implemente antes. El Departamento de Educación de Pete colaborará con los estados para garantizar que los estudiantes de las escuelas públicas aprendan a identificar y abordar la discriminación y el sesgo de género.

Cerrar la coladera reglamentaria de novio y pasar reformas de control de armas para mejorar la seguridad de mujeres y familias.

Pete cerrará de inmediato las coladeras reglamentarias federales para evitar que parejas abusivas y acosadores convictos tengan armas, y fortalecerá las leyes existentes que requieren que los abusadores domésticos renuncien a sus armas. Pete también apoya la legislación federal que requiere la notificación a agencias policiacas estatales o locales cada vez que un abusador doméstico o un acosador convicto intenta comprar un arma.

Apoderar a las mujeres ha alcanzar su máximo potencial en la universidad a través de fuertes protecciones del Título IX.

La administración de Pete defenderá - no sofocara - el Título IX. Él promulgará un proceso centrado en el estudiante para enmendar las regulaciones del Título IX, enfocándose en programas de intervención a tiempo y prevención, ofreciendo apoyos como asesoramiento y adaptaciones académicas, y dejando en claro que las escuelas deben de ofrecer una investigación completa y transparente a cada estudiante.

Abordara la violencia contra las mujeres Indígena-Americanas presionando al Congreso por una solución legal de Oliphant y nombrando una comisión dedicada a la crisis de las mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas.

Fortalecer las protecciones en contra la discriminación basada en la identidad de género y sexual mediante la aprobación de la Ley de Igualdad (Equality Act).

Necesitamos edificar el poder de las mujeres en nuestra economía, nuestro sistema político y en cada parte de nuestra sociedad. Si estás con nosotros y deseas obtener más información, envíe el mensaje POWER por texto 25859.

Notas

Scroll to Top